DIEZ AÑOS REINSERTANDO JÓVENES

 

La Asociación para la Gestión de la Integración Social, GINSO, cumple diez años. A lo largo de este tiempo ha logrado reinsertar a más de 5.000 menores sometidos a medidas judiciales tanto en la Comunidad de Madrid como en Andalucía. Por ello, el jurado de los IX Premios Madrid, organizados por Madridiario, ha decidido premiar su labor con el galardón correspondiente a la mejor Iniciativa Social del año.

La Ley de responsabilidad penal del menor establece que la competencia de la ejecución de medidas adoptadas por los jueces de menores pertenece a las comunidades autónomas. No obstante, deja la posibilidad de que estas establezcan acuerdos de colaboración con entidades privadas sin ánimo de lucro para su gestión. GINSO es una de estas entidades. De hecho, en Madrid dirige el mayor centro destinado a la reinserción de menores. el Teresa de Calcuta, ubicado en el municipio de Brea de Tajo, que cuenta con una superficie de más de ocho kilómetros cuadrados.

Allí se desarrollan programas que se adaptan a las necesidades específicas de cada menor y que son desarrollados por técnicos en psicología, educación social, medicina, psiquiatría, magisterio o trabajo social para lograr una efectiva reinserción. “La mayoría de trabajadores son jóvenes con muchas ganas; el equipo de GINSO es como una gran familia”, afirma el presidente y cofundador de la asociación, Alfredo Santos.

Pero reinsertar a un menor que ha delinquido no es una tarea fácil. Santos asegura que conseguirlo solo es posible con un “gran nivel de profesionales y mucho esfuerzo”. La ventaja, a juicio del presidente, es que “los jóvenes aún están con los ojos abiertos para la asimilación de nuevos conceptos”.

El centro Teresa de Calcuta, que fue inaugurado en 2005 por la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, tiene una capacidad total de 218 plazas para menores que cumplen medidas judiciales tanto en régimen semiabierto -disfrutan de fines de semana alternos libres- como en régimen cerrado. El recinto está dotado con una gran variedad de talleres enfocados tanto a la formación laboral, desde automoción hasta restauración, pasando por radio, teatro o fotografía, como a la formación reglada. El centro cuenta además con una unidad terapéutica específica para jóvenes sujetos a medidas judiciales cuyos trastornos psíquicos –que van desde trastornos ‘disociales’ a hiperactividad o esquizofrenias- requieren una atención y cuidados especiales.

Además del Teresa de Calcuta, GINSO cuenta con otros cuatro centros en Andalucía. En Almería abren sus puertas Tierras de Oria y los centros de inserción laboral de Purchena y El Carmen; en Cádiz funciona el de La Marchenilla. El éxito de todos ellos ha hecho que los fundadores de la asociación, Alfredo Santos y Enrique Tuñón, se hayan puesto nuevos objetivos, barajando incluso la posibilidad de gestionar varios centros en Brasil.

Y es que los jóvenes infractores encuentran en estos centros una nueva oportunidad para formarse tanto laboral como académicamente. Por ejemplo, están en marcha el programa Inserta, destinado a emplear a los menores a través de convenios de colaboración concertados con la Administración y con empresarios particulares; el programa Intégrate  que facilita una formación especializada a la inserción laboral mediante becas formativas; el programa PREMISA , dirigido a aquellos menores que cumplen medidas en medio abierto (libertad vigilada), o el programa ‘Paso a paso’ consistente en una tienda situada en el centro comercial Alcalá Norte donde se venden los objetos que los propios menores fabrican de manera artesanal en los centros. El funcionamiento de todos ellos ha conseguido alcanzar en la Comunidad unos niveles del 89 por ciento de no reincidencia, según datos de la Agencia para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor (ARRMI), organismo dependiente de la Consejería de Presidencia y Justicia.

Ayuda a familias en conflicto

Pero la labor de GINSO no queda ahí. Este año la asociación, en colaboración con la Fundación UrraInfancia, ha puesto en marcha un nuevo proyecto para ayudar a resolver los conflictos entre padres e hijos. “Hemos detectado que los delitos más frecuentes que suponen el ingreso de los jóvenes en los centros de ejecución de medidas judiciales son los relacionados con el llamado maltrato ascendente, de hijos a padres”, explica Santos.

Por ello, decidieron poner en marcha, junto con el ex Defensor del Menor y doctor en Psicología Javier Urra, la iniciativa RecUrra. Gracias a ello se ha puesto en marcha una red de psicoterapeutas repartidos por toda España que ofrece tratamiento directo individual y familiar y con la que se puede contactar a traves del télefono 900.65.65.65. Asimismo, en el próximo mes de noviembre, se abrirá el recinto, en Brea de Tajo, donde un equipo de expertos podrá intervenir directamente con los adolescentes en conflicto.

Esta propuesta brinda así apoyo a las familias en conflicto sin necesidad de pasar por el juzgado: “Es muy difícil que una madre denuncie a un hijo porque es uno de los procesos emocionales más graves que pueden existir. GINSO me propuso dar una alternativa a estas familias y enseguida acepté”, comenta Urra.

Fuente:

http://www.madridiario.es/especiales/163/premios%20madridiario%20ginso%2010%20anos.html

 

 

 

Tipo noticia: 
Nacional